Essay Writers Workshop Science Fiction Email Starter Sentences For Narrative Essays Example Of Effective Essay Professional Custom Essay Writers For Hire For College Industrial Revolution Essay Title Capitalization

logo

655 944 180

Sevilla

ESE LUGAR AL QUE LLAMAMOS FUTURO

en abril 6, 2021

Es inevitable pensar en el futuro, es como mirar un paisaje sin alejar la vista en el horizonte.
Todo es importante, claro que sí, lo cercano y lo lejano. Esa mirada nos da la perspectiva de hacia dónde queremos ir. Nos ayudará a tomar decisiones en nuestro camino. Sin embargo, a medida que lo transitamos, podemos volver a elegir, porque la mirada nos ha cambiado. Porque las necesidades son otras.
Ser flexible y aceptar cada momento, es importante. Es necesario aceptar nuestros errores, el ser humano es imperfecto. No seas tan duro contigo ni con los demás.
También es cierto que lo que no vemos y conocemos provoca incertidumbre, incluso miedo. Pero ¿cuántas veces nos ha traído oportunidades, sorpresas y alegrías? No pienses en el peor de los escenarios. Es tu miedo poniéndote en alerta.
Al final te darás cuenta que aquello que habías imaginado es mucho más que lo real. Que las dificultades no son tan grandes, ni los desafíos tan costosos.
Sufrimos antes de llegar a ese destino, a ese lugar al que llamamos futuro. Piensa en todas tus fortalezas, aquellas que pusiste en marcha en aquel momento tan difícil. Lo superaste, seguro que sí. Somos seres supervivientes. Tampoco estás solo, ni sola.
La idea es recordarte que vives en el presente. De centrarte en el aquí y el ahora. Habrás oído hablar del mindfulness, la atención plena al momento, ¿Qué difícil verdad?, pues es necesario. No sólo porque es al fin y al cabo el momento que importa. Porque también ayuda a vivir más tranquilos, más serenos, más felices. Confía en la vida, confía en ti.
Leí esta frase en un post:
«Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida»
Feliz comienzo de semana
Un abrazo, Eva

La desobediencia a la DSM-5

en enero 9, 2014

En mayo de 2013 se publicó la última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales por parte de la Asociación Americana de Psiquiatría. Para que nos entendamos, se trata del manual americano de clasificación de los trastornos mentales. Psicólogos y psiquiatras de todo el mundo se guían por esta clasificación a la hora de realizar sus diagnósticos.

Dicha publicación del manual (de ahora en adelante DSM- 5) ha ido acompañada de un aluvión de críticas e intensos debates. Actualmente se describen en él 324 diagnósticos psiquiátricos, que abarcan desde la discapacidad intelectual hasta el trastorno de personalidad dependiente, pasando por un amplio listado de trastornos de la eliminación, neurocognitivos, relacionados con sustancias y otras adicciones, depresivos, de ansiedad, bipolares, disociativos, sexuales o disruptivos, entre otros.

La polémica se ha centrado en la falta de validez de las diversas categorías diagnósticas por diferentes motivos, entre otros, por el protagonismo de la medicación, por la descontextualización  de los problemas de salud mental de la experiencia personal y del contexto social, familiar o cultural del paciente, y, específicamente, en la excesiva ampliación del diagnósticos que recoge esta última versión.

Según la misma, cualquier persona, bajo la visión del nuevo DSM-5, podría ser diagnosticada de, al menos, cuatro trastornos mentales de reciente creación, como el trastorno por atracón (comer en exceso más de 12 veces en tres meses), el trastorno de excoriación (rascado compulsivo de la piel), el trastorno de acaparamiento (dificultad persistente de desprenderse de objetos, independientemente de su valor) y el trastorno de sintomatología somática (preocupación “desproporcionada” hacia la propia salud y al menos, manifestación de un síntoma físico, como dolor de cabeza persistente).

Según el psiquiatra Allen Frances “El nuevo DSM 5 será una bonanza para la industria farmaceútica, pero a costa de un enorme sufrimiento para los nuevos pacientes falsos positivos que queden atrapados en la excesiva amplia red del DSM-5”.

El director del Instituto de Salud Mental de EEUU, Thomas Insel, ha anunciado que dicha institución se desliga de la clasificación DSM, debido a su “falta de validez”.

Desde Égola  nos felicitamos por esta revolución del diagnóstico y la clasificación de las enfermedades mentales. Ya antes del DSM-5 estaban descritas enfermedades que no lo son como la discapacidad intelectual o la transexualidad. Por si fuera poco, esta farsa de enfermedades sigue aumentando.

Parece que la industria farmaceútica va a salir muy beneficiada con esta actualización de la DSM. Entendemos que, a veces, el tratamiento farmacológico es complementario con el tratamiento psicológico cuando se trata de enfermedades mentales que causan gran sufrimiento a la persona, sin embargo, mantenemos que, en gran número de casos, de lo que se trata es de acompañar a la persona en su propio proceso de búsqueda de bienestar.