logo

655 944 180

Sevilla

ESE LUGAR AL QUE LLAMAMOS FUTURO

en abril 6, 2021

Es inevitable pensar en el futuro, es como mirar un paisaje sin alejar la vista en el horizonte.
Todo es importante, claro que sí, lo cercano y lo lejano. Esa mirada nos da la perspectiva de hacia dónde queremos ir. Nos ayudará a tomar decisiones en nuestro camino. Sin embargo, a medida que lo transitamos, podemos volver a elegir, porque la mirada nos ha cambiado. Porque las necesidades son otras.
Ser flexible y aceptar cada momento, es importante. Es necesario aceptar nuestros errores, el ser humano es imperfecto. No seas tan duro contigo ni con los demás.
También es cierto que lo que no vemos y conocemos provoca incertidumbre, incluso miedo. Pero ¿cuántas veces nos ha traído oportunidades, sorpresas y alegrías? No pienses en el peor de los escenarios. Es tu miedo poniéndote en alerta.
Al final te darás cuenta que aquello que habías imaginado es mucho más que lo real. Que las dificultades no son tan grandes, ni los desafíos tan costosos.
Sufrimos antes de llegar a ese destino, a ese lugar al que llamamos futuro. Piensa en todas tus fortalezas, aquellas que pusiste en marcha en aquel momento tan difícil. Lo superaste, seguro que sí. Somos seres supervivientes. Tampoco estás solo, ni sola.
La idea es recordarte que vives en el presente. De centrarte en el aquí y el ahora. Habrás oído hablar del mindfulness, la atención plena al momento, ¿Qué difícil verdad?, pues es necesario. No sólo porque es al fin y al cabo el momento que importa. Porque también ayuda a vivir más tranquilos, más serenos, más felices. Confía en la vida, confía en ti.
Leí esta frase en un post:
«Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida»
Feliz comienzo de semana
Un abrazo, Eva

Reinventarse: Tu segunda oportunidad

en febrero 21, 2020

Me he propuesto subir a la web distintos libros de temática de autoayuda y de asesoramiento a familias, con extractos de los mismos, además de preguntas que os inviten a la reflexión y os sirva para conocer un poco más de la obra.

Hoy comparto algunas ideas  del libro del doctor Mario Alonso Puig…de interesante lectura.

Espero que os sea de utilidad.

«El verdadero acto del descubrimiento no consiste en salir a buscar nuevas tierras, sino en aprender a ver la vieja tierra con nuevos ojos. Son nuestros nuevos ojos los que nos van a permitir ver lo que antes no era invisible y son también esos nuevos ojos los que nos van a llevar a descubrir cómo alcanzar aquello que hasta ahora nos había parecido imposible» Marcel Proust.

«La mayor parte de las convicciones que nos limitan, lo hacen sin que nosotros lo sepamos, esto es, actúan por debajo del plano de la conciencia
O salimos de nuestra forma tan limitada de pensar o seremos incapaces de ver las cosas desde esa perspectiva, que nos va a permitir descubrir puertas donde antes solo veíamos muros»

«Debajo de muchos de sus miedos más profundos, no existe una incapacidad real para enfrentarse a ellos, sino la convicción de que usted es incapaz»

«Dónde vaya su atención irán sus emociones y su energía»

«Tenga muy presente que entre cualquier hecho que ocurra y su respuesta emocional estará siempre su forma de evaluar esa situación»

«Más importante que hacer interpretaciones aparentemente lógica es hacer interpretaciones que nos ayuden en vez de anularnos»

Desde luego, yo no sé a tí, a mí me da mucho que pensar cuando leo estas reflexiones y me centro en esas palabras que te he marcado en negrita…se me ocurre preguntarte…

¿Qué tienes que aprender de tí y de la forma en como estás gestionando tu vida?, ¿Es posible descubrir otras facetas de tu persona?, ¿qué miedos están influyendo en las tomas de decisiones de tu vida?, ¿En qué estás centrando toda tu atención, realmente es en lo verdaderamente importante? ¿cómo respondes emocionalmente en situaciones inesperadas o de cambios?, ¿qué tendrías que evaluar en un momento de crisis personal?¿cómo te afecta las interpretaciones que haces de las situaciones que vives?…

Como siempre…

Gracias y Feliz dia!!!!

 

 

EL MIEDO AL DESAPEGO, A SOLTAR. LA SABIDURÍA DE VIVIR

en octubre 12, 2015

El apego es un estado que nos da seguridad y confianza, el sentimiento de apego es muy amplio, podemos sentir apego a las personas, a las cosas, a las rutinas, a los pensamientos y creencias a los lugares…

Vivimos pensando que nada cambia y nos aferramos por la inseguridad que nos hace sentir el cambio, lo desconocido, seguimos manteniendo situaciones laborales, familiares… aún sabiendo que está teniendo un coste emocional grande en nuestras vidas.

Vivir el aquí, el ahora, el instante como el único momento real que existe nos ayudará a actuar sin miedo al cambio, a seguir avanzando, creciendo, guiados por nuestros deseos y sentimientos.

Os dejo este precioso texto de Jose María Toro que conocí la semana pasada en mi clase de yoga, me encantó y quiero compartirlo con vosotros/as.

Espero que os emocione como me emocionó a mí…

«Las hojas no caen, se sueltan….
Siempre me ha parecido espectacular la caída de una hoja.
Ahora, sin embargo, me doy cuenta que ninguna hoja “se cae”
sino que llegado el escenario del otoño inicia la
danza maravillosa del soltarse.
Cada hoja que se suelta es una invitación a nuestra predisposición
al desprendimiento.
Las hojas no caen, se desprenden en un gesto supremo de generosidad
y profundo de sabiduría:
la hoja que no se aferra a la rama y se lanza al vacío del aire
sabe del latido profundo de una vida que está siempre en movimiento
y en actitud de renovación.
La hoja que se suelta comprende y acepta que el espacio vacío
dejado por ella
es la matriz generosa que albergará el brote de una nueva hoja.
La coreografía de las hojas soltándose y abandonándose
a la sinfonía del viento
traza un indecible canto de libertad y supone una interpelación
constante y contundente
para todos y cada uno de los árboles humanos que somos nosotros.
Cada hoja al aire que me está susurrando al oído del alma
¡suéltate!, ¡entrégate!, ¡abandónate! y ¡confía!.
Cada hoja que se desata queda unida invisible y sutilmente
a la brisa de su propia entrega y libertad.
Con este gesto la hoja realiza su más impresionante movimiento
de creatividad
ya que con él está gestando el irrumpir de una próxima primavera.
Reconozco y confieso públicamente,
ante este público de hojas moviéndose al compás del aire de la mañana,
que soy un árbol al que le cuesta soltar muchas de sus hojas.
Tengo miedo ante la incertidumbre del nuevo brote.
Me siento tan cómodo y seguro con estas hojas predecibles,
con estos hábitos perennes,
con estas conductas fijadas, con estos pensamientos arraigados,
con este entorno ya conocido…
Quiero, en este tiempo, sumarme a esa sabiduría,
generosidad y belleza de las hojas que “se dejan caer”.
Quiero lanzarme a este abismo otoñal que me sumerge
en un auténtico espacio de fe,
confianza, esplendidez y donación.
Sé que cuando soy yo quien se suelta, desde su propia
consciencia y libertad,
el desprenderse de la rama es mucho menos doloroso y más hermoso.
Sólo las hojas que se resisten, que niegan lo obvio,
tendrán que ser arrancadas por un viento mucho más
agresivo e impetuoso
y caerán al suelo por el peso de su propio dolor»
*******
Las hojas no caen, se sueltan.
Texto original de José María Toro,
extraído del libro «La Sabiduría de Vivir»LAS HOJAS CAEN