logo

655 944 180

Sevilla

Convenio de colaboración ADHOC PROJECT

en abril 12, 2018

AD HOC es un proyecto desarrollado por ADIS MERIDIANOS, trabajando a nivel nacional e internacional en el desarrollo de programas y servicios de intervención con jóvenes, en los ámbitos educativo, laboral, social y terapéuticos en especial al colectivo de jóvenes en riesgo de exclusión y en conflicto social. https://www.meridianos.org/

EGOLA trabajará como Centro Colaborador en la intervención con las familias en situaciones de violencia filioparental, así mismo derivará aquellos casos que requieran de un trabajo continuado con el joven en el centro educativo residencial, con recursos especializados del que dispone Meridianos denominado AD HOC SCHOOL

Contacte con nosotras si actualmente se encuentra ante una situación de jóvenes que:

Abusan o son adictos a las nuevas tecnologías

Sufren conflictos en la convivencia familiar o social

Abusan o son adictos a las drogas

Se encuentran desmotivados y sin proyección de futuro

Tienen amistades conflictivas

Presentan riesgo de delincuencia o tienen comportamientos de riesgo.

Son impulsivos y les cuesta resolver problemas con los demás

 

Rosa Mena Bravo

Psicóloga y Terapeuta familiar 61088886

Eva María Márquez Roldán,

Psicopedagoga y Terapeuta familiar 655944180

 

¿SOMOS LO QUE ELEGIMOS O ELEGIMOS LO QUE SOMOS?

en junio 15, 2015

 UN ABORDAJE HOLISTICO SOBRE LOS MENORES INFRACTORES

109

 A raíz de los resultados ofrecidos por el Defensor del pueblo sobre el número de sentencias impuestas a personas de 14 a 17 años, 4480, de las que 510 se realizaron por violencia en el ámbito familiar, lo que representa un 11.4% del total de sentencias impuestas, un 95.9% de las mismas se debieron a delitos (489), y un 4.1% a faltas (21) y sobre la perspectiva que se aborda en relación a la “culpa” por los hechos cometidos me surge esta reflexión:

 ¿Cuántas personas elegirían voluntariamente vivir en un país en guerra, y salir de tu país y alejarte de tu familia, de tu cultura?, ¿cuántas personas elegiríamos voluntariamente vivir en una familia con problemas de drogadicción, de desempleo, en una zona desfavorecida o etiquetada como mala zona?, ¿cuántas personas elegiríamos tener un padre o una madre enfermos, en la cárcel, o vivir con una familia que nos da de todo lo que necesitamos menos tiempo, atención y escucha, o vivir en un centro de acogida en lugar de con tu familia?, ¿cuántas personas elegiríamos no sentirnos valorados, escuchados, aceptados en nuestro grupo?,  ¿ Cuántas personas elegiríamos no tener éxito profesional, unos estudios, un empleo estable…?…

 El número de situaciones que se pueden vivir es ilimitado, todas estas circunstancias, las mayorías no se eligen, se nos presenta en forma de oportunidad o ausencia de esta.

 ¿Elegimos entonces lo que somos?,¿o las opciones que tengo, o que conozco?, porque el acceso a la información y la formación es un privilegio que no todos podemos disfrutar.

 Estamos en un momento histórico preocupante para nuestros jóvenes, y para nuestro país, mirar hacia otro lado  o centrar la responsabilidad únicamente en el menor adolescente, es una crueldad, una trampa y una injusticia escandalosa.

 

Se habla de culpa muy a menudo, necesitamos culpables, que se haga justicia, permitirme pero esto  no aporta nada, no aporta reflexión, ni búsqueda de soluciones, de este modo eludimos responsabilidades, que sigan incrementándose los porcentajes de violencia en la población juvenil, y un aumento del sufrimiento a las personas.

 Nunca la SITUACIÓN PROBLEMA, la originó una única causa, por ejemplo los peritos valoran en un accidente de tráfico  más de una variable para que ocurra, (factor coincidencia en el mismo lugar y hora, falta de atención, tiempo de reacción, intencionalidad en los hechos, estado de la calzada, señalización, climatología, posición del sol, velocidad, estado de los conductores, tipo de vehículo…)

 Es mucho más serio, operativo y justo hablar de responsabilidad, de co-responsabilidad, en este caso el de los jóvenes que “eligen” delinquir o mostrarse agresivos con sus iguales o con sus familias, hablaríamos de corresponsabilidad:

 –         Del Sistema Educativo

–         De los Equipos de Salud Mental

–         De las familias y sus estilos educativos

–         De las Políticas Económicas y de Igualdad

–         De los profesionales que participan como observadores pasivos.

–         De los Medios de Comunicación por los modelos y los valores que quieren ofrecer,

 Las excepciones existen, siempre hay personas inteligentes, resilientes que ven con claridad que quieren en su vida, y luchan por tener otras opciones, pero no nos engañemos, la realidad que nos toca vivir nos condiciona las posibilidades y las oportunidades de vida.