logo

655 944 180

Sevilla

Blog

Reflexiones acerca de la felicidad

en mayo 28, 2020

En mi última sesión de consulta estuvimos reflexionado acerca de la felicidad, últimamente el confinamiento da lugar a tener pensamientos más reflexivos que de costumbre. Lo compartí con mi pareja, y juntos narramos este escrito para vosotros. Esperamos que os ayude a tomar conciencia de ello y a sentir esa anhelada felicidad en tus manos.

Los mensajes han de ser directos y claros. La felicidad no depende de los demás, ni siquiera de los acontecimientos que se suceden en el día a día. La felicidad no es un objeto perdido al que hay que salir en su búsqueda. Es una actitud. La felicidad está con nosotros. Está en nuestra vida. Ya la tenemos. No hay ido a ninguna parte. Sencillamente hemos estado mirando para otro lado. El único paso que debemos dar es abrir los ojos, darnos cuenta de lo que tenemos, del mundo tan hermoso que gira a nuestro alrededor. Pero, si solamente me quedo con la anécdota, con el detalle, con las circunstancias que estoy atravesando ahora mismo en mi vida y no soy capaz de posar la mirada en mi interior, es lógico que me invada la ansiedad, que la tristeza se hospede sin permiso en una casa donde no es bien recibida.

No podemos negar que se ha decretado un estado de alarma, que el confinamiento puede resultar un ataque a nuestra libertad, que no podemos continuar el ritmo que nos habíamos marcado antes. Las prisas requieren de sus momentos de pausa. Sin embargo, ¿quién nos prohíbe sacarle partido a una situación que no entraba en nuestros planes? ¿Por qué no era la ruta que habíamos trazado de antemano? La vida es improvisación. Es un estado de alerta. Es una obra de teatro donde nos podemos meter en el papel que elijamos. Es un divertimento. No hay frenos. Hay preguntas distintas que requieren respuestas cargadas de imaginación. Si contemplo la realidad de este modo, no hay desastre que nos lleve al naufragio. ¿Qué análisis voy a hacer de mi comportamiento? Aquel que me lleve a ser feliz.

Dejo de lado las circunstancias o juego con ellas. Vuelco toda la atención hacia el lado amable de mi existencia. Y si me detengo a enumerar las carcajadas que he ido derramando en el trayecto, no puedo más que estar agradecido. Hay motivos de sobra para sentirme orgulloso, para recrearme en la dicha. Ese es el verdadero mensaje de la vida. La felicidad brota del corazón, tiene hogar en nuestro ánimo, independientemente de que tengamos un mal día, independientemente de que nos pasen cosas que no esperamos, independientemente de las dificultades transitorias por las que atravesamos. Tan solo es necesario cambiar el enfoque. Modificamos las perspectivas y descubrimos cómo sale el sol tras esas nubes grises que nosotros hemos inventado. Soplemos sin miedo. Somos el viento que empujamos. La fuerza que arrastramos. El amor que llevamos dentro. Hagamos la prueba. Bajo ese manto de sombras, de manera inconsciente, se asoma la sonrisa, aquella que destapamos disfrutando del momento.

Eva M. Márquez Roldán

Alejandro Pérez Guillén

Comentarios Recientes

Deje un Comentario

Los campos marcados con * son obligatorios