logo

655 944 180 / 610 888 806

Sevilla

Blog

La desobediencia a la DSM-5

en enero 9, 2014

En mayo de 2013 se publicó la última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales por parte de la Asociación Americana de Psiquiatría. Para que nos entendamos, se trata del manual americano de clasificación de los trastornos mentales. Psicólogos y psiquiatras de todo el mundo se guían por esta clasificación a la hora de realizar sus diagnósticos.

Dicha publicación del manual (de ahora en adelante DSM- 5) ha ido acompañada de un aluvión de críticas e intensos debates. Actualmente se describen en él 324 diagnósticos psiquiátricos, que abarcan desde la discapacidad intelectual hasta el trastorno de personalidad dependiente, pasando por un amplio listado de trastornos de la eliminación, neurocognitivos, relacionados con sustancias y otras adicciones, depresivos, de ansiedad, bipolares, disociativos, sexuales o disruptivos, entre otros.

La polémica se ha centrado en la falta de validez de las diversas categorías diagnósticas por diferentes motivos, entre otros, por el protagonismo de la medicación, por la descontextualización  de los problemas de salud mental de la experiencia personal y del contexto social, familiar o cultural del paciente, y, específicamente, en la excesiva ampliación del diagnósticos que recoge esta última versión.

Según la misma, cualquier persona, bajo la visión del nuevo DSM-5, podría ser diagnosticada de, al menos, cuatro trastornos mentales de reciente creación, como el trastorno por atracón (comer en exceso más de 12 veces en tres meses), el trastorno de excoriación (rascado compulsivo de la piel), el trastorno de acaparamiento (dificultad persistente de desprenderse de objetos, independientemente de su valor) y el trastorno de sintomatología somática (preocupación “desproporcionada” hacia la propia salud y al menos, manifestación de un síntoma físico, como dolor de cabeza persistente).

Según el psiquiatra Allen Frances “El nuevo DSM 5 será una bonanza para la industria farmaceútica, pero a costa de un enorme sufrimiento para los nuevos pacientes falsos positivos que queden atrapados en la excesiva amplia red del DSM-5”.

El director del Instituto de Salud Mental de EEUU, Thomas Insel, ha anunciado que dicha institución se desliga de la clasificación DSM, debido a su “falta de validez”.

Desde Égola  nos felicitamos por esta revolución del diagnóstico y la clasificación de las enfermedades mentales. Ya antes del DSM-5 estaban descritas enfermedades que no lo son como la discapacidad intelectual o la transexualidad. Por si fuera poco, esta farsa de enfermedades sigue aumentando.

Parece que la industria farmaceútica va a salir muy beneficiada con esta actualización de la DSM. Entendemos que, a veces, el tratamiento farmacológico es complementario con el tratamiento psicológico cuando se trata de enfermedades mentales que causan gran sufrimiento a la persona, sin embargo, mantenemos que, en gran número de casos, de lo que se trata es de acompañar a la persona en su propio proceso de búsqueda de bienestar.

 

Comentarios Recientes

  • Daniel Alvarado

    En enero 25, 2014

    Tan solo compartir algo de info: http://alcuidadodelalma.blogspot.com.ar/2014/01/la-psiquiatria-no-se-basa-en-una.html  Responder

    • Rosa Mena

      En enero 26, 2014

      Buenas tardes, Daniel: Muchas gracias por la información compartida. Nos parece del máximo interés ya que enriquece y confirma nuestra visión de la psiquiatría. Seguiremos leyéndote. Un saludo Égola  Responder

    Deje un Comentario

    Los campos marcados con * son obligatorios