logo

655 944 180 / 610 888 806

Sevilla

Blog

LA AUTOMOTIVACIÓN DE LAS FAMILIAS PARA CONFIAR Y DAR RESPONSABILIDADES A LOS HIJOS E HIJAS

en octubre 19, 2017

En el marco del programa de Apoyo Conductual Positivo de Plena Inclusión Andalucía que se está llevando a cabo con diferentes grupos de familias, entre ellos este grupo de Asansull (La Línea) tuvimos la oportunidad de reflexionar sobre qué nos mueve a las familias para confiar y dar responsabilidades a nuestros/as hijos/as con discapacidad intelectual.  Encontramos muchos motivos y se pusieron todos ellos encima de la mesa para tenerlos presentes a la hora de hablar de cambios conductuales, tanto de padres y madres como de hijos/as.

Con el sentir de que es una exposición de motivos exquisita y que puede ser rica y nutrir a otras muchas personas la describimos a continuación:

Pensamos y sentimos que confiar en nuestros hijos/as con discapacidad intelectual y darles responsabilidades sirve:

  • “Para darle confianza y que mi hija en el futuro pueda desenvolverse en la vida”.
  • “Para que se sienta segura, que madure, que se sienta más capacitada que no se frustre, para que sienta que vale para todo, para que se sienta más libre y para que confíe más en ella misma.”
  • “Para que podamos creer en él y para sentirme yo más tranquila”.
  • “Para que ella confíe en sí misma, para que sea obediente, para que mejore nuestra vida en el día a día, para que tenga una vida digna y sea más feliz, para no tener enfados y malos rollos, para que salga a la calle con responsabilidad y segura de ella misma, sola y sin depender de mí”.
  • “Para que pueda superarse y adquirir más autonomía, para que sea más libre, para que se sienta más persona, para que pierda el miedo a lo desconocido, para que sepa que confiamos en él, para que nos necesite menos, para que se sienta más valorado por la familia y por los demás, para que se conciencie de que es capaz de superarse, para que me sienta yo también bien por ayudarle a superarse y a conseguir sus metas”.
  • “Para que se sienta realizado como persona, para que se sienta útil, para que se sienta un miembro más de la familia, para que él mismo se dé cuenta de lo válido que es, de lo uqe es capaz de hacer y de lo que confiamos en él”.
  • “Para que se sienta más válida, para que confíe en sus capacidades y en lo lista que es y lo bien que hace las cosas. Para que tenga autonomía, para que sepa defenderse cuando no quiera hacer algo, para que confíe en mí, para que asuma su futuro sin su madre, para que las dos seamos más felices”.
  • “Para que sea autónomo, para que no necesite a nadie que lo cuide y que no sea una carga”.

Me pregunto si estando nuestros hijos y nuestras hijas en estos sentires les sería necesario revolcarse en los charcos, gritar, perderse, tirar cosas, llamar por teléfono de manera compulsiva, esconderse en su cuarto, mentir,… Tengo la convicción de que todas estas conductas que nos llaman tanto la atención y que tienen un para qué se irían diluyendo.

Como decía, toda esta reflexión tiene su origen en un grupo de familias, ellos son los expertos en sus hijos y en sus hijas, solo es preciso que como profesionales les ayudemos a mirarse en su propio sentir para que tomen conciencia de que con sus conocimientos, experiencias y herramientas personales pueden gestionar las dificultades que van surgiendo en el día a día en la relación con los hijos e hijas.

He de decir que me conmovió que las familias encontraran tantos motivos para confiar y dar responsabilidades a sus hijos/as y así se lo expresé, porque detrás de la confianza y el contar con sus hijos/as para darles responsabilidades está el respeto y la aceptación a su persona.

Agradezco a este grupo de familias de Asansull (a Matilde, Ana, Charo, Maribel y Maribel, José Luís, Mª Ángeles, Carmen) por su implicación, su generosidad y por darme permiso para hacer público este documento generado en nuestra sesión de trabajo.La Línea

Comentarios Recientes

Deje un Comentario

Los campos marcados con * son obligatorios